miércoles, 9 de abril de 2008

HIMNO DEL ARMA DE INFANTERIA

Ardor guerrero vibre en nuestras voces
y de amor patrio henchido el corazón
entonemos el Himno Sacrosanto
del deber, de la Patria y del Honor
¡Honor!.

De los que amor y vida te consagran
escucha, España, la canción guerrera
canción que brota de almas que son tuyas
de labios que han besado tu Bandera.

De pechos que esperaron anhelantes
besar la Cruz aquella
que forma la enseña de la Patria
y el arma con que habían de defenderla.

Nuestro anhelo es tu grandeza
que seas noble y fuerte.

Nuestro anhelo es tu grandeza
que seas noble y fuerte
y por verte temida y honrada
contentos tus hijos irán a la muerte.

Y por verte temida y honrada
contentos tus hijos irán a la muerte.

Si al caer en lucha fiera
ven flotar
victoriosa la Bandera
ante esa visión postrera
orgullosos morirán.

Y la Patria, que su vida
le entregó,
con la frente dolorida
le devuelve agradecida
el beso que recibió.

Con el esplendor de gloria de otros días
tu celestial figura ha de volver
que aún te queda la fiel Infantería
que, por saber morir, sabe vencer.

Y volverán tus hijos ansiosos al combate
y tu nombre invocarán.

Y la española sangre derramada

y la enemiga sangre en sus espadas
tu gloria y sus hazañas cantarán.

De los que Santa Esperanza del mañana
sienten que se apodera de sus pechos
con la épica nobleza castellana
y el ansia altiva de tus grandes hechos
te prometen ser fieles a tu historia
y dignos de tu honor y de tu gloria.

Esta canción era el Himno de la Academia Militar de Zaragoza, de la que había sido Director el entonces General Franco. Durante la guerra, se convirtió en Himno del Arma de Infantería. En la posguerra la cantábamos los soldados con ilusión a pesar de los duros tiempos porque teníamos ilusión y ganas de vivir y amábamos a España y a nuestros mandos. No era la “puta mili” de Trillo, ni la profesional de Bono. Era la milicia del Amor a España.

No hay comentarios: