jueves, 20 de marzo de 2008

EL MAQUIS EN ESPAÑA.

Suscribo el presente apéndice relativo a la actuación del “maquis” en España pero circunscrito al Partido Judicial de Líria. Es decir, lo que actualmente constituye el término Judicial de Líria, Villar del Arzobispo, Chelva y Ademúz que formaban cada uno un partido judicial cuando se dividió España oficialmente en provincias con la creación de los partidos judiciales según la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1870.

Las variaciones demográficas han hecho necesarias una nueva división territorial, y actualmente Líria comprende los partidos judiciales anteriormente nombrados donde se ejerce la jurisdicción judicial y de la competencia de los asuntos que no conocen por estar atribuidos a los actuales jueces de paz; es decir, que el Partido Judicial de Líria conoce de todos los órganos jurisdiccionales atribuidos a los actuales de primera Instancia e instrucción.

Y con ello, entramos a lo que es el meollo del presente capítulo, es decir, la actuación del “maquis” en el Partido Judicial de Líria, nombre que viene dado a los miembros de la resistencia francesa en la segunda guerra mundial y que proliferaron extensamente cerca de la frontera hispano-francesa y en otras de la zona no ocupada y gobernada por Vichy.

En 1944, cuando ya Francia estaba totalmente ocupada por las fuerzas aliadas, los maquis, de tendencia totalmente comunista, se concentraron en el sur de Francia, en la frontera con España, organizándose bajo el mando del Partido Comunista Español para intentar la invasión de España, creyendo que la población civil se les sumaria para derribar al régimen de Franco, cosa que no sucedió. El “maquis”, después de una primera derrota sufrida en 1944 tras un intento frustrado de invasión de España por varios núcleos de dicha organización por Navarra y el Valle de Arán, fracasó nuevamente al enfrentarse con el Ejército.

Por ello, se inició una nueva táctica, consistente en infiltrar pequeños núcleos de combatientes armados que fueron creando puestos de enlace, aprovisionamiento y contacto con la población. De esta manera se constituyó una base logística que les permitió ir llegando cada vez a más zonas de la península. Todo ello bajo el mando del Partido Comunista que desde Toulouse era dirigido por un Comité formado por la “Pasionaria”, Santiago Carrillo y Líster.

En la frontera con Navarra penetraron por el Valle del Roncal, sustrayéndose a la vigilancia llegando hasta el Levante, Cuenca, Toledo, Teruel, etc. Fueron especialmente eficaces en los partidos judiciales de Chelva y Utiel con ramificaciones por Líria y Villar del Arzobispo, llegando incluso hasta Gandia.

Entre los hechos que revelan “la lucha por la democracia” que llevaron a cabo aquellos sujetos están: primero, asesinato del juez de paz de Domeño, Sr. Guzmán y de tres de sus hijos cuando estaban trabajando en el campo. Segundo, asesinato del labrador D. Francisco Lucio y su hijo, vecinos de Varea de la Dehesa (Cuenca, limítrofe con Valencia), que fueron atados a un árbol y utilizados como diana. Tercero, invasión de la aldea de Los Olmos (Aras), llenándola de propaganda después de asesinar a tres vecinos[1]. Cuarta, en Mora la Nueva (Cuenca), la noche del doce de febrero de 1946, los guerrilleros levantaron el rail de la vía férrea entre las estaciones de Guamers y Mora la Nueva lo que produjo el descarrilamiento del tren y su caída por el barranco “Ull de Asmá” matando a cuarenta (40) personas e hiriendo a más de cien. Este hecho, aunque no tuvo lugar propiamente en el Partido Judicial de Líria lo nombro para que el lector tenga a buena cuenta cómo “luchaban por la democracia” aquellos sujetos.

Quinta, en febrero de 1949, el “maquis” invadió Losa del Obispo tirando bombas de mano en los cafés y bares repletos de gente, causando varios muertos, después de lo que asesinaron al comandante del puesto de la Guardia Civil y a su mujer e hirieron a su hija, apenas una niña. Según Juan Pedro Yañez Ruiz[2], los “maquis” asesinaron a 953 personas, cometieron 5.962 atracos y otros 8.269 actos violentos entre expoliaciones, violaciones, robos y secuestros que acababan siempre con una petición de rescate. Por otra parte los “maquis” tuvieron en enfrentamientos 2.173 muertos, 467 prisioneros, 546 presentados a las fuerzas de orden público y 19.445 personas detenidas de su red de apoyo. La Guardia Civil tuvo 257 muertos y 370 heridos, la Policia Armada 12 muertos y el Ejército, especialmente en la acción del Valle de Arán, 27 muertos.

Entre los asesinatos destacaron los realizados en Gúdar el 29 de octubre de 1947 haciendo estallar una bomba en el domicilio del alcalde al que mataron, a varios guardias civiles y a sus mujeres. Esta partida estaba mandada por una guerrillera que antes de enfrentarse a la Guardia Civil, prefirió suicidarse. Para los datos relativos a la actuación del “maquis” en el Partido judicial de Líria que he resumido en este capítulo es imprescindible consultar el magnífico trabajo “La lucha contra el “maquis” español” de Francisco Aguado Sánchez[3].

Esta pandilla de “luchadores por la democracia” eran, como ya he dicho, dirigidos por Stalin, la “Pasionaria”, Carrillo y Líster ¿qué democracia perseguían cuando estaba en plena vigencia el “telón de acero”?. Es la democracia de los asesinatos de Torrejón de Ardoz y de Paracuellos siendo Consejero de Orden Público en noviembre de 1936 Santiago Carrillo?.

El congreso de los Diputados, presidido por Don José María Aznar, el 16 de mayo de 2001, votó por unanimidad a favor de una proposición de ley presentada por el Partido Comunista, en la que se rehabilitaba a los “maquis” por su lucha “heroica” contra el franquismo en pro de la democracia y la libertad.

Se han publicado recientemente algunos trabajos sobre la actividad del “maquis”, algunos de ellos interesantes como el de Carlos Engels pero otros sin embargo han pretendido embaucar al lector defendiendo que los “maquis” eran luchadores por la libertad y la democracia cuando lo cierto es que eran dirigidos desde Moscú por el “camarada Stalin”. ¿También va incluirlos José Luis Rodríguez Zapatero en lo que llaman la “memoria histórica”?.



[1] Periódico “El Guerrillero”, órgano de propaganda de los “maquis”, número de noviembre de 1946.

[2] “Historia y vida”, números 312 y 315.

[3] Francisco Aguado Sánchez, “La lucha contra el “maquis” español”, Ed. San Martín, Madrid, 1975.

D. Miguel García Royo


Agente Judicial

D. Luis Conde Mostazo


Juez Comarcal

D. Florencio Oliver León


Movilizado en Abril de 1939
Prestó servicio en la Cárcel de Mujeres

Cárcel de Mujeres


Edificio Calle Mayor nº 49, donde se instaló la Cárcel de Mujeres

D. Ramón Puig Torralba


Secretario del Juzgado Municipal el 18 de Julio de 1936
Destituido por el Comité

D. Juan Collado Pastor


Juez Municipal el 18 de Julio de 1936
Destituido por el Comité

EL JUZGADO MUNICIPAL

Lo constituían el 18 de julio los siguientes señores.

Juez D. Juan Collado Pastor

Suplente D.José Maria Ferrer Lliso

Fiscal D. Antonio Borrell Tormo

Suplente D. Carmelo Sornosa Granell

Secretario D. Ramón Puig Torralba[1]

Agente D. José Pérez Alepuz

Todos los funcionarios fueron destituidos por el Comité. El Comité nombro Juez Municipal interino a D. Francisco Porcar López y como Secretario a D. Pascual Sabater García[2]. El día 24 de agosto asume las funciones de Secretario D. Jaime Torrijo Llopis cesando Sabater. Así aparece como Juez D. Emilio Veses Sabater y como Secretario D. Pascual Torner Enguidanos, hasta julio de 1937, en que entra de Juez Municipal D. Mauricio Pérez Martínez, cuyo cargo desempeñó hasta final de la guerra. Como Secretario entró D. Jaime Torrijo LLopis. Éste cesó el día 5 de agosto de 1937 en que toma posesión D. Manuel Pérez Ferrandis que a su vez cesaría en el cargo figurando de nuevo como Secretario Jaime Torrijo Llopis. El 4 de octubre de dicho año también ocuparon por pocos días el cargo de Secretario D. Antonio Motes Calvo y D. José Miñana Margallo. Por último el cargo de Secretario fue vuelto a ocupar por Jaime Torrijos Llopis hasta el 8 de marzo de 1939 y a partir de ahí hasta el 31 de marzo de dicho año por D. Fermin Torrijo Llopis, igual que D. Miguel Pérez Martínez como Juez.

Los Libros del Registro fueron revisados por el Juez de Primera Instancia como Inspector del Registro y el Secretario. Todos los nombramientos del Juzgado Municipal fueron realizados por el Comité y el Consejo popular que sustituyo a éste en sus funciones en el transcurso de la guerra.

Finalizada la contienda regresaron al Juzgado de Primera Instancia, el Secretario D. Francisco Coloma Giner[3], el Oficial Jaime Yuste y el Agente Vicente Puchol Palacios. El Juzgado fue militarizado y el Sr. Juez D. José Blanes como oficial de complemento y Jaime Yuste como Secretario, vistiendo los dos uniforme militar y cubiertos con boina roja y correaje, fueron los encargados de instruir los sumarios contra las personas detenidas en número superior en algunos momentos a mas de trescientas en la cárcel del Partido, hoy Biblioteca y en el Ayuntamiento en su parte alta.

En la cárcel del Partido, además del encargado Francisco Benito Sánchez, repuesto en el cargo del que lo había destituido el Ayuntamiento del Frente Popular, éste era ayudado por dos o tres jóvenes que habían sido militarizados y encargados de la custodia de los presos.

La cárcel de mujeres, se situó en el numero 49 de la calle Mayor. Estaban encargados de su vigilancia, entre otros jóvenes en edad militar, Florencio Oliver León, el que por permitir que el esposo de una detenida, pudiera comunicarse desde una casa de enfrente, fue destituido del cargo.

Dado el gran trabajo del Juzgado de Instrucción entraron como ayudantes José Morato Espí y Francisco Faubel Espí.

El Juzgado Municipal quedó constituído de la siguiente forma:

Juez propietario D. Vicente Ramirez Ramirez

Juez sustituto. D. Juan Collado Pastor

Fiscal Propietario. D. Miguel Yuste Escrig

Fiscal sustituto D. Juan Antonio Martínez Faubel

Secretaria D. Pilar Yuste Pablo

Agente Judicial D. Vicente Pérez Alepuz

El Juez Municipal continuó con esta plantilla hasta 1945, en que la Ley de Reforma de la Justicia Municipal lo convirtió en Juzgado Comarcal con los siguientes funcionarios:

Juez Comarcal propietario D. Luis Conde Mostazo

Juez Comarcal sustituto D. José Salas Marques

Fiscal propietario D. Pascual Llopis Aiza

Fiscal sustituto D. Jaime Portolés Aliaga

Secretario D. Jaime Yuste Pablo

Oficial Habilitado Dª Pilar Yuste Pablo

Agente Judicial D. Miguel Garcia Royo

Los Consejos de guerra, una vez terminados los sumarios se celebraban en el salón de actos del Ayuntamiento. El Tribunal militar lo formaban tres Jefes del Ejército, Relator o Secretario, el Fiscal, el Abogado defensor, y un Oficial.

Yo presencié el Consejo de guerra contra Miguel Moros Tudela el “Cubano”y otros procesados. El Cubano era hermanastro de una tía mía, que me pidió que asistiera al consejo de guerra[4]. La primera ejecución que se llevó a cabo en Líria fue de 19 condenados todos vecinos de Benaguacil el 15 de abril de 1939.

NOMBRE NATURALEZA

1.- Melchor Balaguer Alonso Benaguacil

2.- Luis Alonso Balaguer Benaguacil

3.- Julio Zarzo Cervera Benaguacil

4.- Vicente Birsa Monzo Benaguacil

5.- Rosendo Ibáñez Rodrigo Benaguacil

6.- Rosendo Ibáñez Tarin Benaguacil

7.- Vicente Vivo Llopis Benaguacil

8.- José Faus Campos Benaguacil

9.- Aurelio Ferrer Gómez Benaguacil

10-German Arrue Gómez Benaguacil

11-Alfonso Mas Doménech Benaguacil

12-Juan Antonio Lluquet Dura Benaguacil

13-Vicente Ferrer Aleixandre Benaguacil

14-Juan Garrido Mas Benaguacil

15-Fernando Garrido Mas Benaguacil

16-Juan de la Fuente Gutiérrez Madrid

17-Emilio Duran Mendez Madrid

18-Valentin Mecinas Sánchez Villarobledo

19-Antonio Martínez Ferris Pobla-Llarga

Las ejecuciones se llevaban a cabo en el cementerio de Líria en el denominado “corral”, hoy segundo tramo izquierda entrando, que tenia una puerta de acceso a la carretera. El pelotón o sección de ejecución lo mandaba un Oficial. Si eran moros, regresaban a Líria, cantando y dando palmadas, no así, los soldados españoles que regresaban serios por el acto en que habían intervenido.

Se permitía a los familiares recoger los cadáveres y en caso contrario eran enterrados en una fosa común. Muchos de ellos, posteriormente fueron desenterrados y llevados a sus lugares de origen.

Y por último el Juzgado de Instrucción remitía una orden al Juzgado Municipal para la inscripción de las defunciones en el Registro Civil, Sección de Defunciones.



[1] D. Ramón Puig Torralba, Secretario del Juzgado Municipal fue destituido.

[2] Página 90 folio 127 del libro 40 de defunciones del Registro Civil de Líria.

[3] Francisco Coloma Giner en su declaración jurada, prestada después de finalizada la contienda para ser admitido como Secretario Judicial, manifiesta: Que en los primeros días de agosto de 1936 fue detenido en Líria en unión del Sr. Juez D. José Blanes y conducidos al Gobierno civil de Valencia. Desde allí a la Presidencia de la Audiencia Territorial, donde se les impuso una multa de 500 pesetas, continuando en sus funciones hasta que el día 18 de dicho mes, fue destituido por el Comité ejecutivo popular. Falleció en Líria el 28 de febrero de 1941.

[4] Miguel Moros Tudela “El Cubano” era natural de Líria. Emigró a Cuba de ahí su apodo. Residía en la última casa a la izquierda subiendo la cuesta del Monasterio de San Miguel, era de ideas anarquistas y en su domicilio impartía clases de anarquismo. Muchos de los que se significaron durante la guerra civil fueron alumnos suyos. Nunca se significó por actuar en actos violentos, ni incluso durante la sublevación anarquista a nivel nacional de Enero de 1933, que origino graves sucesos en Pedralba y Bugarra y que llevó a la carcel a varios anarquistas de Líria. Era hermanastro de mi tía Concepción Alama Tudela. Cuando salió en libertad estuvo una temporada en el Asilo del Remedio. En su estancia en Cuba, tuvo dos hijos llamados, Lirio y Miguel. El primero murió en Chicago y el segundo ya mayor, se exilió cuando Fidel Castro tomó el poder en Cuba y murió en Miami donde dejo varios hijos. Estos datos me fueron proporcionados por mi primo hermano Vicente Romero Alama, sobrino de “El Cubano”.

D.Jaime Yuste Pablo


Oficial del Juzgao de 1ª Instancia e Instrucción de Llíria

D. José Morató Espí


Oficial del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Llíria

D. Francisco Coloma Giner


Secretario del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Llíria